ADRIÁN GARCÍA: "ACÁ LA VIDA ES NORMAL, POR ESO DJOKOVIC HIZO SU TORNEO"

En una época donde las miradas del tenis chileno se concentraban sin medida en la todo poderosa figura de Marcelo Ríos y los emergentes Fernando González y Nicolás Massú, el penquista se las arreglaba para cosechar lo mejor que pudo en el siempre competitivo ATP Tour (ganador de 11 títulos, 3 Challengers y 8 ITF Futures), además alcanzó un meritorio casillero 103 en singles y 124 en dobles.


Junto al “Chino” ganó la medalla de plata del dobles en los Juegos Panamericanos de Santo Domingo 2003, logro que repitió cuatro años después en la cita de Río de Janeiro junto a Jorge Aguilar, además de colgarse la misma presea en el singles. Junto a ello, fue parte del equipo que ganó la Copa del Mundo por Equipos en Düsseldorf 2004 (con Fernando González y Nicolás Massú), año en que consiguió su mejor ránking en individuales (103º ATP), en una carrera que exhibe tres títulos de challengers en singles, y otros siete en dobles.

Afortunadamente para el penquista, la crisis duró un suspiro ya que dos años después de colgar la raqueta, la vida lo tenía en Serbia y todavía ligado al deporte blanco, aunque esta vez desde el otro lado de la red, como profesor en un centro deportivo que forma promesas del tenis.




De Djokovic a Rodríguez

Desde Belgrado, principal ciudad serbia, García ha sido testigo en primera persona de la polémica suscitada en torno al Nº 1 del mundo, Novak Djokovic, organizador del “Adria Tour”, torneo benéfico donde hubo una serie de contagios de Covid-19 por no respetarse las medidas sanitarias aconsejadas por la Organización Mundial de la Salud.


A juicio del oriundo de Concepción, la realidad que se vive en esa zona de Europa permitía realizar sin problemas el evento de la discordia. “En Serbia no hay ningún tipo de control, es muy baja la cantidad de casos por lo que todo está normal. Incluso se están jugando torneos juniors. Entonces, las medidas que se tomaron para el torneo eran las mismas que se implementan acá, por eso no había muchas restricciones; no fue irresponsabilidad”, asegura.


“La intención de Novak fue en verdad muy buena, porque en ese momento el tenis estaba parado y ese torneo era para ayudar a los jugadores que no tenían ingresos”, añade, al tiempo que reconoce que, “quizás no fue el momento más adecuado para realizarlo, pero fue con las mejores intenciones, de eso no cabe duda”.

Adrián García se refirió también a la noticia que remeció el ambiente deportivo chileno, con el fallecimiento del entrenador Patricio Rodríguez, de quien dice guardar los mejores recuerdos. “Quedé triste con la noticia, lo conocí muy bien, compartimos muchos torneos, entrenamientos, cenas. Fue un tipo súper derecho, respetuoso y buena onda, cada vez que le preguntabas algo estaba abierto a ayudarte. Un tipo que también sabía mucho de tenis, con largos años en el circuito en los que llevó a niveles top a varios jugadores internacionales”, expresa.


El penquista sostiene que aprovechó de compartir con Rodríguez cuando este entrenó a Nicolás Massú. “Es una gran pérdida para el tenis, lo conocí más fue cuando estuvo con ‘Nico’ en el 2004, 2005, que fue la época cuando él jugó el mejor tenis de su vida. Coincidentemente, me pasó lo mismo, fue cuando tuve mi mejor ránking, ahí compartimos muchos torneos y por eso pega fuerte la noticia. Me quedo con su gran calidad de persona y con esa imagen de respeto que inspiraba a todos quienes lo rodeaban”, sentencia.


Fuente: Diario Concepción

923 vistas